E l elemento diferenciador en la gestión del fraude interno es disponer de un sistema integral que aglutine alertas y controles (cuadro de mandos), así como la dotación necesaria de recursos humanos con un elevado grado de “expertis”.

Por lo tanto, el cuadro de mandos pasaría a ser el motor de la Gestión del Fraude Interno, y del que podríamos destacar 5 fases:

1ª fase: Creación de Alertas y Controles.

2ª fase: Creación del Cuadro de Mandos.

3ª fase: Generador de información.

4ª fase: Revisión.

5ª fase: Análisis.

Programa antifraude

Una correcta gestión integral del fraude interno nos permitirá prevenir, detectar y dar respuesta a los fraudes y conductas impropias en la empresa, instaurando un ambiente de control dentro de la organización.  El principal objetivo debe focalizarse en la prevención y en la detección precoz de los fraudes, siendo un componente básico para la lucha contra el fraude la cultura y valores empresariales.

¿Cómo podemos detectar el fraude? – Algunas señales de fraude:

  • Pagos duplicados.
  • Descuadres sistemáticos en las existencias.
  • Quejas de clientes.
  • Cancelaciones inusuales de cuentas por cobrar.
  • Gastos o reembolsos irracionales.
  • Faltantes o sobrantes de caja.
  • Operaciones no autorizadas, operaciones registradas incorrectamente, u operaciones no registradas de manera completa y oportuna.
  • Pagos significativos o inusuales por servicios no  especificados.
  • Comisiones excesivas con respecto a lo habitual.
  • Irregularidades en documentos.
  • Vínculos familiares, de interés o de favor en las contrataciones.
  • Facturaciones de dietas y desplazamientos ficticias

Volver atrás

 

Consúltenos cualquier duda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies