PROGRAMA ANTIFRAUDE

E l elemento diferenciador en la gestión del fraude interno es disponer de un sistema integral que aglutine alertas y controles (cuadro de mandos), así como la dotación necesaria de recursos humanos con un elevado grado de “expertis”.

Por lo tanto, el cuadro de mandos pasaría a ser el motor de la Gestión del Fraude Interno, y del que podríamos destacar 5 fases:

1ª fase: Creación de Alertas y Controles.

2ª fase: Creación del Cuadro de Mandos.

3ª fase: Generador de información.

4ª fase: Revisión.

5ª fase: Análisis.

Programa antifraude

Una correcta gestión integral del fraude interno nos permitirá prevenir, detectar y dar respuesta a los fraudes y conductas impropias en la empresa, instaurando un ambiente de control dentro de la organización.  El principal objetivo debe focalizarse en la prevención y en la detección precoz de los fraudes, siendo un componente básico para la lucha contra el fraude la cultura y valores empresariales.

¿Cómo podemos detectar el fraude? – Algunas señales de fraude:

  • Pagos duplicados.
  • Descuadres sistemáticos en las existencias.
  • Quejas de clientes.
  • Cancelaciones inusuales de cuentas por cobrar.
  • Gastos o reembolsos irracionales.
  • Faltantes o sobrantes de caja.
  • Operaciones no autorizadas, operaciones registradas incorrectamente, u operaciones no registradas de manera completa y oportuna.
  • Pagos significativos o inusuales por servicios no  especificados.
  • Comisiones excesivas con respecto a lo habitual.
  • Irregularidades en documentos.
  • Vínculos familiares, de interés o de favor en las contrataciones.
  • Facturaciones de dietas y desplazamientos ficticias

Volver atrás