La crisis saca a flote la corruptela de las empresas