La crisis y el incremento de despidos incrementa el robo de información confidencial