La mayoría de las empresas manejan datos confidenciales en portátiles de forma insegura