La morosidad pone al borde de la quiebra a 2,4 millones de pymes