Seguridad, un activo muy redituable