Casi la mitad de las empresa españolas no protegen su información confidencial