El 80% de las fugas de información proviene de empleados con acceso autorizado a la información