El robo de datos confidenciales se dispara con los despidos