13 junio, 2017 Grupo Paradell

PREVENCIÓN Y DETECCIÓN DEL FRAUDE EN LAS ORGANIZACIONES

¿Qué es el fraude?

Según la ACFE (Association of Cestified Fraud Examiners), fraude es cualquier actividad o acción con el propósito de enriquecimiento personal a través del uso inapropiado de recursos o activos de una organización por parte de una persona.

Según AICPA (American Institud of Certified Public Accountants), fraude es el uso de acciones que buscan presentar ante los inversionistas, analistas y/o mercado una situación no realista de la Compañía con el fin de cumplir con las expectativas de alguno o algunos de los grupos de interés

Según IIA (The Institute of Internal Auditors), fraude es cualquier acto ilegal caracterizado por el engaño, vadosportel ocultamiento o la violación de la confianza.

La prevención del fraude

La prevención del fraude consiste, en primer lugar, en detectar una serie de alertas o señales -red flags- en las organizaciones mediante análisis proactivos.

A través de un conjunto de técnicas analíticas y pruebas cruzadas informatizadas, se identifican relaciones que no resultan inicialmente obvias, con el fin de poner de relieve potenciales conductas irregulares.

Es fundamental incorporar estos análisis de datos a las planificaciones de auditoria interna, así como asegurar que son adecuadas las capacidades y habilidades de los auditores.

 

¿Qué organizaciones pueden ser víctimas de fraude?

Todas las compañías son susceptibles de padecer algún tipo de fraude. De hecho, el 80% de las empresas de todos los sectores reconoce haber sido víctima de algún tipo de fraude.

A pesar de que está demostrado que este riesgo se mitiga sustancialmente cuando las empresas cuentan con un programa integral que permite combinar mecanismos de cambio cultural con controles internos en los procesos de negocio, más de la mitad sigue sin implantarlo.

Un adecuado sistema de administración de riesgos debe partir de una estructura sólida de gobierno corporativo

¿Qué factores han favorecido el desarrollo del fraude?

  • Mayor presencia del crimen organizado
  • Mayor corrupción por parte de los empleados
  • Mayor presencia de gente altamente cualificada
  • Aparición de nuevas tecnologías
  • Errores operativos que incrementan las oportunidades de fraude

¿Qué tipos de fraude podemos encontrar?

-Apropiación indebida de activos. Ocupa el primer lugar por ser la que mayor porcentaje de casos representa, tanto a escala global (64%) como europea (54%). En España supone un porcentaje aun mayor, alcanzando el 67% de los casos de fraude. Dentro de la apropiación de activos, podemos encontrar casos de desvío de fondos, ventas y envíos falsos o cuestiones de tesorería como ocultación de cobros, hurto de efectivo, etc.

-El soborno y la corrupción. Suponen el 30% de los delitos de fraude que se comenten en España, muy por encima de la media global (24%) y sobre todo de la europea (12%). Otras manifestaciones de este tipo de fraude son el conflicto de intereses, la extorsión o los pagos inapropiados. 

-Manipulación de los estados financieros. La manipulación contable es el delito con menos diferencias en función del ámbito territorial analizado, ya que supone un porcentaje similar tanto e nivel mundial (18%) como en Europa (16%) o España (15%). Dentro de este grupo se encuentran los resultados ficticios y el cobre de incentivos, por ejemplo.

Especial mención merece el cibercrimen, que aunque en una fase más incipiente en nuestro país (18%), tanto en Europa (42%) como a nivel global (32%) ocupa la segunda posición entre los delitos más cometidos.

Otros delitos de menor incidencia que los anteriores son el fraude en compras, fraude de Recursos Humanos y el blanqueo de capitales.

¿Cómo se detectan los fraudes en las organizaciones?

El principal canal a través del que se denuncian los casos de fraude en las empresas es el chivatazo, siendo mucho mayor el porcentaje de casos en las organizaciones que cuentan con un sistema de denuncia. En más de la mitad de los casos, el chivatazo proviene directamente de los empleados, seguidos por los de clientes en un 22,1% , o de manera anónima o a través de otros canales en menor medida. Aunque en una proporción menor, también se reciben denuncias por parte de proveedores, accionistas o los propios competidores.

Otros canales con un impacto relevante son las auditorías internas, la revisión de la gestión o la conciliación de cuentas y análisis de documentos. Aunque en menor medida, las organizaciones también detectan casos de fraude a través de acciones de monitorización, controles tecnológicos, auditorías externas y confesiones, entre otros.

Tratamiento del riesgo de fraude

Existen 5 principios básicos para el Gobierno Corporativo en materia de lucha contra el fraude:

  1. Implementar un programa de gestión del fraude.
  2. Evaluar periódicamente la exposición al riesgo de fraude.
  3. Técnicas de prevención del fraude: códigos de conducta, formación, políticas, etc.
  4. Técnicas de detección del fraude: con indicadores a modo de alertas y canales de denuncia.
  5. Investigación y medidas correctivas: forensics.

 

Todos los elementos de un programa integral de Fraude Interno son importantes y para que sea efectivo, es necesario que toda la organización participe en él, creando y revisando de manera constante las alertas y controles del fraude.

 

Fuente: Ponencia de nuestro Director del Área de Compliance, Albert Salvador, en el XVI CONGRESO REGIONAL DE AUDITORIA INTERNA, organizado por el IAIRD – Instituto de Auditores Internos de la Republica Dominicana  y celebrado en  Punta Cana – Republica Dominicana el pasado 9 de Junio de 2017, con un aforo de 300 personas, mayoritariamente Auditores y Contadores, y bajo el eje principal de la Ética y la Transparencia.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies