3 noviembre, 2014 Grupo Paradell

WhatsApp como prueba en los procesos judiciales

W hatsApp es una aplicación de mensajería multiplataforma que permite enviar y recibir mensajes sin ningún coste de envío. Además esta plataforma permite también crear grupos, y enviar entre ellos un número ilimitado de imágenes, videos y mensajes de audio. WhatsApp se ha convertido en los últimos años en el principal canal de mensajería instantánea en las relaciones personales, pero también en las relaciones laborales, incluso en ocasiones se ha convertido para algunos abogados en un canal de relación con sus clientes. A este último respecto, cabe destacar el dictamen emitido por la Autoridad Catalana de Protección de Datos, que desaconseja el uso de esta herramienta dentro del ámbito de relación del abogado con su cliente.

Lo que es un hecho, es que cada vez es más habitual para nuestra organización encontrarnos con clientes que nos demandan autentificar contenidos remitidos a través de WhatsApp o herramientas similares, para poder ser aportados como prueba en un proceso judicial.

La tipología de asuntos en los que se presentan pruebas sustentadas en mensajes remitidos mediante esta aplicación está presente en todas las jurisdicciones, especialmente en el ámbito penal. Nos encontramos con temas laborales, modificaciones de medidas en el ámbito familiar, resoluciones contractuales, acuerdos contractuales, derecho al honor, competencia desleal?

La participación de un perito informático a la hora de autentificar los contenidos remitidos a través de esta herramienta es fundamental para conseguir que las evidencias obtenidas sean admitidas por los tribunales.

En relación a la utilización como prueba en los procesos judiciales de este tipo de mensajes, hay que destacar que este verano salta en los medios de comunicación una noticia en la que se dio a conocer la investigación realizada por dos ingenieros informáticos españoles que habían demostrado un fallo en el sistema de WhatsApp. La conclusión a la que llegaron es que se podría llegar a modificar el nombre del remitente del mensaje. Sin duda, esta noticia puede suponer una cierta pérdida de confianza por parte de los jueces respecto a la valoración de las pruebas obtenidas mediante mensajes remitidos a través de WhatsApp.

A mi entender, esto hace aún más importante la participación de un perito informático siempre que se quiera acreditar ante un tribunal los contenidos de un mensaje remitido a través de una aplicación de mensajería. La posible vulnerabilidad del sistema, la libre valoración de la prueba por parte del juez y la dificultad de realizar una valoración técnica, redundan en aconsejar siempre que quiera aportarse una prueba sustentada en un mensaje de WhatsApp que ésta debe presentarse apoyada por un informe pericial informático.

Descubre esta y muchas actualizaciones más gracias a Grupo Paradell, o contrata nuestros servicios de detectives privados si tienes una situación que lo requiera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies