Por qué el informe ‘forensic’ es mucho más que una auditoría

Por qué el informe ‘forensic’ es mucho más que una auditoría

Las compañías transparentes y con una sólida y trabajada reputación no se construyen por casualidad. Prevenir y blindarse ante conductas irregulares es ya, no solo una obligación moral y legal, sino una prioridad en auge entre accionistas y miembros de los consejos de administración que seguirá pisando fuerte en las grandes (y no tan grandes) compañías en 2022.

Una de las más valiosas herramientas que permite minimizar riesgos y mantener intacta la buena imagen de la organización a clientes, inversores y proveedores es el informe forensic. Éste lo elaboran expertos independientes con el objetivo de prevenir, detectar, evaluar e investigar profundamente actividades fraudulentas en el seno de las empresas como fraude, corrupción, salida de efectivo, apropiación indebida, manipulación contable, competencia desleal, conflictos de intereses u otro tipo de prácticas ilegales internas.

Tal y como afirman los expertos de Grupo Paradell, que elaboran frecuentemente este tipo de trabajos para las organizaciones, gracias a las exhaustivas conclusiones del informe forensic se pueden establecer medidas de control, gestionar riesgos inminentes y minimizar el impacto de cualquier ilegalidad en la compañía o en sus finanzas.

Además, los equipos forenses no solo actúan ante casos de corrupción. También pueden hacerlo ante un problema de competencia desleal, laboral (como los casos de acoso) o, incluso, de protección de datos. Este trabajo ad hoc aporta mucho valor a las altas esferas de las compañías para mejorar la toma de decisiones y su capacidad de defensa ante posibles crisis reputacionales.

¿Qué diferencia hay con una auditoría?

Aunque en ocasiones se confunden o se usan como sinónimos, una auditoría y un informe forensic no guardan casi ninguna relación. Una auditoría es un proceso de validación y revisión que se limita a revistar el cumplimiento de los estados financieros y contables dentro de una empresa para diagnosticar y conocer qué acciones se han desarrollado o no según lo estipulado previamente en un periodo de tiempo.

Normalmente, la auditoría está enfocada al área contable y financiera de la compañía, mientras que un informe forensic es un trabajo que va mucho más allá. Con el uso de tecnología de vanguardia, los expertos en esta materia consiguen llegar a los entresijos del funcionamiento de la empresa mucho antes que una auditoría, que dará a conocer irregularidades cuando, seguramente, ya sea demasiado tarde o ya haya impactado en las cuentas. Esta diferencia es, justamente, la que explica por qué el informe forensic está cada vez más de actualidad en España.

¿Cómo se lleva a cabo la investigación?

Normalmente, los informes forensic se desarrollan gracias a previas entrevistas a todo el entorno de las personas involucradas, si el objeto del estudio lo requiere. Por otro lado, los expertos forenses llevan a cabo análisis exhaustivos de contabilidad, de inteligencia corporativa, además del uso de tecnología puntera que ofrecen las empresas especializadas en la materia, para copiar y analizar el contenido de equipos informáticos o revisión de las comunicaciones como WhatsApp, correos electrónicos o llamadas telefónicas.

Incluso, si fuese necesario, se podría llevar a cabo un análisis más exhaustivo con programas de análisis de voz para saber si un empleado miente o se pone excesivamente nervioso ante ciertas preguntas.

La rigurosidad y especialización que requiere este tipo de trabajos hace que, por ejemplo, en grandes casos de corrupción, se puedan aportar como prueba válida en procesos judiciales.

En Grupo Paradell contamos con una extensa trayectoria profesional realizando investigaciones detalladas en todo tipo de actividades fraudulentas en el ámbito empresarial y de grandes compañías. Cuéntanos tu caso y descubre cómo podemos ayudarte.

 

Grupo Paradell