6 julio, 2015 jcerro

LA INVESTIGACIÓN PRIVADA COMO MEDIO DE PRUEBA PARA COMBATIR LOS ACTOS DE COMPETENCIA DESLEAL

En los últimos años hemos recibido un incremento notable de encargos relacionados con actividades de competencia desleal. Es, sin duda, una de las investigaciones para los detectives privados para empresas más requeridas por nuestros clientes.

Los actos de competencia desleal están en auge y se cometen en distintos entornos.

En el entorno mercantil hemos podido desenmascarar casos sorprendentes que, pese a disponer de cláusulas desorbitadas por posible competencia desleal, los infractores han preferido incumplir. En los últimos seis meses, uno de los más asombrosos ha sido el de un exsocio fundador de una empresa de servicios, el cual, tras años en la sociedad, decidió hace apenas 4 años vender sus acciones al resto de socios, no sin antes firmar una cláusula en la que se prohibía durante 5 años llevar a cabo cualquier actividad relacionada con dichos servicios. Tras 4 años de actividad en otro tipo de negocios (los cuales no han resultado todo lo productivos que se esperaba), pudimos detectar la creación de una marca similar a la empresa cliente, con sede en la zona de actividad del exsocio. Una vez iniciada la investigación, se han obtenido pruebas fundamentales que vinculan directamente a la persona con la fundación de un negocio paralelo que reúne numerosos paralelismos con el de nuestro cliente; negocio que, en un futuro, podría afectar negativamente y sin embargo, en estos momentos se encuentra totalmente paralizado.

Se ven incluso afectadas empresas familiares en las que no todos los socios reúnen el mismo criterio. Empresas con centrales en otras ciudades e incluso otros países en los que tienen que confiar en sus Delegados para otras zonas; personas que buscan únicamente el propio enriquecimiento.

Es también habitual el desvío de clientes por parte de uno de los socios operativos; el objetivo es evidente, trasladar parte de la facturación de una sociedad a otra sociedad, claro está que ese socio operativo no aparecerá como accionista y utilizará para ese fin a un testaferro.

El sector de las franquicias es uno de los más afectados. Pese a que en España prima el principio de libertad de comercio, dentro de la franquicia hemos observado fugas de información, desvío de clientes y negocios paralelos; fundados en su mayoría por los propios franquiciados que han querido aprovechar recursos, esfuerzos y reputación ajenos para expandir sus propios negocios sin dependencia directa del franquiciador.

En el Entorno Laboral: En muchas ocasiones se enmarcan dentro de una relación entre trabajador y empresario. Es habitual, encontrarnos con trabajadores que facilitan información muy sensible de su empresa a competidores directos, a veces sin ser muy conscientes del perjuicio que ocasionan y en otras siendo perfectamente conocedores de las negativas consecuencias que determinadas informaciones pueden ocasionar a su organización. Pensemos en los valiosos listados de clientes de una empresa, los precios, las promociones, las fechas de vencimiento de los contratos, las condiciones contractuales, la información financiera, próximos lanzamientos, el know how….

Las situaciones en el entorno laboral son muy variadas, muchas veces se trata de un trabajador que quiere posicionarse en el mercado laboral, ve en peligro su puesto de trabajo y comienza a recabar información valiosa de la empresa con el objetivo de tratar de tener una mejor posición en el mercado laboral.

Casi la mitad de las fugas de información provocados por trabajadores son de mandos intermedios o directivos de las empresas.

En este tipo de situaciones es muy importante tratar de controlar, de manera preventiva, la posible salida de este tipo de información. Asumir siempre la honradez de los trabajadores puede llegar a poner en peligro la viabilidad de una empresa. Es muy conveniente utilizar herramientas tecnológicas que te pongan en alerta ante esas posibles fugas de datos, y establecer una normativa interna muy estricta en relación al uso confidencial que debe darse a determinada información. Esa normativa debería recogerse en un manual del empleado; eso permitiría, ante la sospecha de una fuga de información, hacer una prueba digital admisible ante los tribunales, empleando para ello técnicas forenses. Grupo Paradell dispone de una unidad específica de Forensic Informático para realizar este tipo de prueba.

Otras veces los trabajadores de una empresa comienzan a montar una estructura paralela que compite directamente en el mismo mercado, van sacando toda la información que van precisando y, cuando está ya todo montado, abandonan la empresa; el abandono no sucede en todas las ocasiones, a veces mantienen su puesto de trabajo y van desviando clientes a la nueva estructura, tratando habitualmente de generar cierta confusión en el cliente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies